Cine: La Dama de Hierro

¿Joven o mayor? ¿Actriz o personaje?










Es cierto que al preguntar a las personas que la han visto la respuesta es unánime: la película es Meryl Streep. Y es cierto que la interpretación es para estudiar por la perfecta imitación del personaje. 


Al margen de polémicas político-económicas ¿Tiene algo para nosotros en relación al liderazgo?.


Si, sin duda. Y en absoluto tiene que ver con un supuesto liderazgo femenino, que no existe, sino con el estilo de liderazgo de esta mujer de origen humilde. Hija de tendero, para más señas, como se insiste varias veces en la cinta. En otras palabras será recordada, no por el subtitulo de "La primera mujer que gobernó Gran Bretaña" sino por su estilo de liderazgo "La Dama de Hierro". Un personaje para la historia compuesto a partir de algunas de estas características:

- Visión: marcada por un padre pastor metodista. La joven creció en los valores de la rectitud y el trabajo. Eso le llevó a enfrentamientos en su partido pero también a tener un visión que proponer para obtener el liderazgo del Partido Conservador británico.

- Comunicación: aún siendo desde joven un persona locuaz y con diplomacia suficiente para moverse un mundo de hombres, en el momento de asumir el liderazgo estudió su comunicación. Trabajó, como recoge la película, en hacer más grave la voz para trasmitir más autoridad.
También modificó su aspecto, su peinado, pero se mantuvo firme en la defensa de sus perlas. De esa forma casi metafórica se muestra una personalidad que se rodea de asesores pero tiene la suficiente autoconfianza como para ser ella misma en lo que cree que la define.

- Tenacidad:
se muestra la frialdad con que se acoge a esta mujer en una política que de círculos masculinos, la dificultad de conciliar su vida familiar y el coste que le supuso, o la pérdida de amigos y colaboradores. Y a pesar de todo...

- Autoridad formal: si hubiera que encasillar a Margaret Thacher en un estilo de liderazgo estaría entre el democrático, para alcanzar el poder (visión e impacto personal) y el autocrático una vez en el poder (manteniéndose firme en sus propias decisiones sin contar con sus equipos o humillando a sus integrantes si era necesario).

Yo diría que más luces que sombras en una biografía de liderazgo que siempre deja algo qué aprender. 

El momento cumbre de la película es el diálogo con un médico. Éste le pregunta que cómo se siente y ella responde airada. Enfadada por una especie de moda de interesarse por las emociones, cuando en su opinión, lo que importaba era lo que ella pensaba y no lo que sentía. En este sentido tampoco fue muy visionaria. 
Termina la escena recitando estas palabras que aunque en la película pudieran parece propias, son de Gandhi

Vigila tus pensamientos, porque se convierten en palabras.
Vigila tus palabras, porque se convierten en actos.
Vigila tus actos, porque se convierten en hábitos.
Vigila tus hábitos, porque se convierten en carácter.
Vigila tu carácter, porque se convierte en tu destino.

1 comentario:

  1. Dudo que de un personaje así hay mucho que aprender.

    ResponderEliminar

Escribe aqui tu comentario