04 noviembre 2009

Refuerzos positivos (y negativos)


Hemos hablado del refuerzo negativo, pero lo más sorprendente está sin duda en el refuerzo postivo.

Lo primero a tener cuenta. "Se aprende de los aciertos y no de los errores". El Massachussets Institute of Technology ha hecho un experimento neurológico con monos para demostrar que “solo tras el éxito se produce proceso cerebral y mejora el rendimiento”.

Nos hemos ocupado de un mínimo aceptable de higiene profesional manteniendo la disciplina mínima a través del refuerzo negativo. Pero sin suda los comportamientos que nos han de llevar al éxito organizativo, a ser creativos y satisfacer las necesidades de nuestros clientes se obtienen por otros procedimientos. El refuerzo positivo.

En este aspecto el debate lo hemos encontrado en una entrada titulada ¿cuál es tu propuesta para incrementar la psicología positiva en las empresas?

Casi todas las propuestas pasan por acciones directas del jefe con el empleado. Se habla de “dar una palmadita” de forma algo despectiva cuando, entendida como un buen repertorio de refuerzos positivos, tiene un indudable impacto sobre el termómetro laboral.
Es cierto que tenemos la impresión de que el refuerzo negativo se aplica desde la organización con políticas, normas y sanciones. Mientras el positivo queda en mano de jefes bien intencionados que hacen lo que pueden en base a sus habilidades sociales y formación. Porque para esto también hay que tener algo de conocimiento y sobre todo entrenamiento.

Dejarlo todo en manos del líder del equipo no parece garantía de nada. Sin embargo, a pesar de ser un buen ejercicio ese debate: aplicar la psicología positiva desde la organización y no sólo desde la persona, lo cierto es un altísimo porcentaje del clima laboral se atribuye a los comportamientos del inmediato superior jerárquico.
Creo que por tanto que vamos en buen camino investigando nuevos medios de reconocimiento y motivación organizativa. Pero sin duda el mayor esfuerzo lo debemos hacer en cultivar esta filosofía de gestión en nuestros mandos y directivos. También en entrenarlos después, y liderarlos del mismo modo para que poco a poco la norma no escrita sea la de señalar el camino adecuado

Nos interesa ofrecer buenas prácticas a la sociedad el potencial de refuerzo positivo en materia de motivación y aprendizaje. Demostrar que así se llega más lejos y con mayor satisfacción.

Publicar un comentario en la entrada